La siempre actual Vespa

En mi casa siempre ha habido motos, mi padre también es un fanático y compraba y vendía motos todo el tiempo. Ha tenido desde una honda hasta una Vespa, pasando por un par de Harley Davidson. Sé lo que estáis pensando, nada que ver un modelo de moto con el otro. Y en efecto, a él le gustaban todas, y cada época y momento de su vida requería un modelo de moto distinto.

MOTOS - 2

De la que os quiero hablar hoy es de la última que ha tenido, y que ha decidido vender hace tan solo un par de semanas, una Vespa GTS 125 negra.

A mi no es que me entusiasmen las Vespas, pero he de aceptar que esta tenía algo que me gustaba. Mi padre estaba muy contento con ella, iba al gimnasio son su moto, se daba una vuelta los domingos cuando hacia buen tiempo. Pero claro, mi hermano que todavía vive en casa y mi madre son totalmente contrarios a las motos. Cuando salen los fines de semana o cuando mi hermano tiene que ir a algún sitio, se niegan a ir en moto. Y para el tiempo que pasa mi padre en casa pues era un pena tener a la pobre Vespa en el garaje sin ser utilizada.

La verdad es que siempre relacionaba esta moto con los chavales. Eran las motos que tenían mis amigos de adolescentes, y sobre todo las niñas. Todos los del grupo sabían que la Vespa roja del sillín beis era de mi amiga Nerea, la que nunca fallaba.

Pero de hecho, ahora entiendo que mi padre la comprara, a nivel de moto cómoda y bonita, creo que la Vespa esta en uno de los primeros lugares de mi ranking. Así que no descarto la idea de cuando sea mayor comprarme una scooter de este tipo.